Fincas verticales podrían ser una solución alimentaria en Latinoamérica